Posts Tagged ‘Cámara de Comercio de EEUU’

Cristina Fernández de Kirchner se equivocó en el mensaje

April 15, 2010

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, pronunció un discurso el 9 de abril en Washington, DC frente a la poderosa Cámara de Comercio de los Estados Unidos.  Esta poderosa asociación empresarial tiene tres millones de miembros.

Al presentarla, el presidente de la Cámara de Comercio estadounidense, Thomas Donohue, le dijo que los empresarios norteamericanos estaban especialmente interesados en escuchar sobre tres temas: corrupción, transparencia y rendición de cuentas claras.

La presidenta, durante algo más de media hora, realizó una detallada y muy efectiva  exposición de la situación económica de su país y lo vendió como un muy buen lugar para hacer negocios. Sólo de refilón dijo que los problemas o disputas siempre existen entre socios y que la obligación es buscar la solución a esas disputas. Sin embargo, nunca habló en detalle sobre los puntos que los empresarios estadounidenses dijeron eran los que realmente les preocupaban.

 Aquí hay dos posibilidades. La primera es que la presidenta simplemente no quiso ahondar en esos temas y los esquivó. La segunda es que no estaba preparada para esas preguntas o no entendió lo que se le pidió. Ignoro si la señora Fernández de Kirchner entiende bien inglés. Su presentación fue en español.

En cualquier caso, el resultado fue negativo. Si no quiso hablar sobre las preocupaciones de los empresarios estadounidenses, uno inmediatamente se pregunta, ¿por qué entonces fue a ese foro? Si se tomó la molestia en ir y obviamente hizo un esfuerzo importante para convencer a los inversores de que Argentina es, según ella, un muy buen lugar para invertir, no es lógico entonces que después desatienda las principales preocupaciones de los asistentes. El motivo es que si no se las aclaran esas interrogantes, eso no contribuirá precisamente a convencerlos de que inviertan su dinero en Argentina. Por otro lado, si no entendió lo que le preguntaron, el efecto fue igualmente dañino.

La conclusión es que la asistencia al evento no cumplió sus objetivos. La presidenta hubiera debido tratar esos temas o simplemente no ir al evento. La señora Fernández de Kirchner podría haber hablado sobre los datos macroeconómicos argentinos y al mismo tiempo tocar los temas de corrupción, transparencia y responsabilidad.

¿No se explicó bien a la presidenta lo que iban a preguntarle en ese evento para prepararla? ¿No se entendió bien a la audiencia a la que iba a dirigirse? Lo que está claro es que muchos empresarios, tras el evento, dijeron que salieron con las mismas dudas con las que entraron.

Lo que me pareció claro es que no se preparó bien el mensaje y se perdió una gran oportunidad para atraer más inversiones al país. No todos los días uno puede dirigirse a una sala repleta de empresarios del más alto nivel y que representan a las empresas más poderosas de los Estados Unidos.

Luego, en el turno de preguntas, la presidenta hizo algo que, desde mi punto de vista, distrajo gratuitamente la atención con respecto a su menaje principal de que se animaran a invertir en Argentina.

 Una persona le preguntó sobre el fenómeno de la piratería comercial o copia ilegal de productos como los DVDs. El presentador dijo que la piratería es un fenómeno actual y global y que incluso puede verse en las calles de Washington. La presidenta dijo estar de acuerdo en que la piratería es un tema actual y aludió al tema de las Malvinas.  Hubo risas entre el público.

No entremos en si las Malvinas son argentinas o no, ése no es el punto. El punto es que una declaración como ésa por una personalidad de tan alto rango, distrae inmediatamente a la audiencia y la aleja del mensaje central que se quiere dar. La gente ya no escuchó su respuesta sobre la piratería comercial porque todo el mundo estaba comentando la referencia a las Malvinas. Además, si se da a entender que los británicos son unos piratas porque están en las Malvinas, hay que recordar que los Estados Unidos ayudaron a Gran Bretaña durante esa guerra, de forma que si los británicos son unos piratas, también lo son los estadounidenses. No sé si es muy oportuno llamar piratas a los estadounidenses en su propia cara durante una visita presidencial a Washington y luego pedirles que inviertan dinero en Argentina.

En definitiva, el tema del que hablaban los asistentes al final de la presentación no era que Argentina es un buen lugar para invertir, sino que la presidenta no había tocado los puntos de la transparencia y la corrupción y qué reacción diplomática habría en Londres a las palabras de la mandataria llamando piratas a los británicos.

Me parece que el evento no favoreció a la meta que las autoridades argentinas tenían para el evento. No fueron efectivos a la hora de transmitir su mensaje y eso podría reflejarse en menos inversión extranjera en Argentina y por lo tanto menos puestos de trabajo.

La presidenta de Argentina no puede estar pendiente de todo, pero creo que fue mal asesorada y preparada para este evento. Por otro lado, pienso que cometió un error al no centrarse en su mensaje e introducir una polémica que no venía a colación, restándole atención al enfoque principal de su presentación: invierta en Argentina.

Advertisements