Toyota podria haberse ahorrado cientos de millones de dólares: el valor del Media Training

A veces me pongo en contacto con un posible cliente y la respuesta es esta: “¿Media Training? Lo siento, no tengo presupuesto para eso”. Bien, si el presidente de Toyota, el señor Akio Toyoda, hubiera sido entrenado por expertos en Media Training hace un año, su compañía podría haberse ahorrado cientos de millones de dólares. Por ahora, la crisis ya le ha costado a Toyota dos mil millones de dólares y las pérdidas aumentan continuamente.

Uno de los conceptos fundamentales que se explican en el Media Training es que lo peor que se puede hacer es mentir a los medios. Se puede decir que uno no está seguro de algo, que está intentando averiguar la causa de un problema o que simplemente no sabe la respuesta. Sin embargo, si miente y luego la prensa lo descubre, se cebará en usted hasta destruir su reputación. Y, por lo general, tarde o temprano, todo acaba sabiéndose.

Toyota tiene un problema mecánico o eléctrico que, con o sin Media Training, habría traído un gran dolor de cabeza a la empresa. Sin embargo, la masa crítica contra la compañía japonesa se creó en Estados Unidos cuando la prensa comenzó a investigar y descubrió que Toyota no había sido todo lo sincera que  hubiese debido ser respecto a la existencia del problema. En ese momento, la prensa centró sus cañones en Toyota y comenzó a lanzar toda su artillería pesada contra la corporación japonesa. El daño que ha sufrido su reputación podría incluso provocar que su presidente tenga que renunciar. Una persona que es nieto del fundador de la compañía, que lleva apenas un año en el cargo y que entró en Toyota cargado de nuevos planes para modernizar a su empresa.

Cuando el señor Toyoda testificó frente al Congreso estadounidense, no cabe duda de que, entonces sí, ya había sido entrenado por especialistas de primer orden mundial en Media Training. Hizo un buen papel. Mostró pesar, aceptó responsabilidad, pidió disculpas inmediatamente y lamentó cualquier accidente causado por sus coches. Eso consiguió que la nota sobre la comparecencia ante el

Congreso apareciera el día siguiente hundida en la página 16 del Washington Post. Si no hubiera sido entrenado y hubiese seguido negando la existencia del problema, la nota estaría en primera página y la prensa seguiría con su implacable labor de acoso y derribo, dañando aún más si cabe la imagen de la Toyota. Y ahora muchos americanos se preguntan: ¿Es seguro conducir mi coche Toyota? Una empresa modelo en el mundo y que había duplicado su producción en apenas unos años, ahora está contra la espada y la pared. Pagaron muy caro el no entender cómo funcionan los medios de comunicación. Como suele decirse, se ahorraron el centavo para gastarse el dólar. O ni siquiera comprendieron jamás el valor del Media Training.

El Media Training tiene un enorme valor estratégico para cualquier compañía, organización o gobierno. No sólo porque tarde o temprano se enfrentará a una crisis y tendrá que encarar a los medios de comunicación, sino porque, en circunstancias normales, ofrece formas efectivas para elevar su perfil público y reputación de forma  gratuita y creíble.

Muchos líderes públicos y empresariales nunca han recibido ningún entrenamiento de este tipo. Los ejemplos del precio que hay que pagar por no entender la importancia de este tema son innumerables y no cabrían en la memoria de mi computadora.

Los más conocidos son los más anecdóticos, como por ejemplo el hablar cuando hay un micrófono cerca y asumir que está apagado.

En el debate de presupuestos de España en el 2003, un micrófono abierto permitió escuchar al entonces responsable de economía del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Jordi Sevilla, decir a su jefe José Luis Rodríguez Zapatero: “Se te nota todavía inseguro. Has cometido un par de errores, pero son chorradas”, aunque consideró que “con dos tardes” el entonces Secretario General del PSOE tendría suficiente para aprender “lo que necesitaba” sobre economía. Hoy, con España en una seria crisis económica, su oposición le recuerda este tema a menudo, diciéndole que mejor hubiera dedicado más de dos tardes al tema económico.

El 11 de octubre del 2008, en vísperas del día de las Fiesta Nacional, un micrófono abierto permitió escuchar en un acto del Partido Popular (PP) las quejas de su presidente, Mariano Rajoy, por tener que acudir al día siguiente al “coñazo” del desfile militar. Un comentario no muy apropiado teniendo en cuenta que hay tropas españolas jugándose la vida en lugares como Afganistán.

Recientemente, la presidenta de la Comunidad de Madrid, la conservadora Esperanza Aguirre, se alegró de haber podido conseguir un puesto en la entidad financiera Caja Madrid al partido Izquierda Unida quitándoselo así “al hijo puta”, refiriéndose a Fernando Serrano, un miembro del su propio partido, el PP, pero aliado de su contrincante político, Alberto Ruiz Gallardón, también del PP. Sus palabras se filtraron a través de un micrófono mal cerrado. El tema, lógicamente, trajo tensión al partido.

En marzo del 2008, el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, admitió tras una entrevista con el periodista Iñaki Gabilondo y sin saber que su micrófono todavía estaba abierto, que “nos conviene que haya tensión”, en referencia a las futuras elecciones. Minutos antes había urgido al diálogo para, precisamente, evitar la tensión.

El ex presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, creyendo que la cámara ya no estaba rodando tras una entrevista con la cadena Bloomberg dijo “todos los argentinos son una maga de ladrones, desde el primero hasta el último”. El tema creó una tensión diplomática de primer orden y Vázquez tuvo que ir a disculparse personalmente a Buenos Aires.

Este es realmente un tema que afecta a todos los partidos políticos.

Sin embargo, los ejemplos de los micrófonos abiertos, aunque originan situaciones graves, son en el fondo anecdóticos porque lo único que se requiere para evitarlos es ser consciente de que nunca hay que hablar de algo confidencial si hay un micrófono cerca.

El Media Training es algo mucho más complejo que eso. Se trata de ser capaz de transmitir de forma efectiva el mensaje que se quiere dar y eso requiere preparación y práctica. Y en tiempos de crisis como estos, eso se vuelve mucho más importante aún, ya que comunicar lo que ocurre y por qué es vital para garantizar estabilidad.

Estoy seguro de que el presidente de la Toyota, el señor Akio Toyoda, entiende ahora perfectamente el valor del Media Training y jamás se le ocurría decir: “¿Media Training? Lo siento, no tenemos presupuesto para eso”.

Advertisements

Tags: , , ,

One Response to “Toyota podria haberse ahorrado cientos de millones de dólares: el valor del Media Training”

  1. signalmarketing Says:

    Excelente post que muestra la necesidad de planeacion implementación y correcta ejecución de una estrategia de medios

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: